6 de mayo de 2016

EL MATERIAL CENSURADO DE LA EXPOSICIÓN "HUARMICATURAS POR LA LIBERTAD"

El material físico fue enviado en un CD, y para mayor constancia el 18 de abril se envió un e-mail a Nancy Arpi detallando todo el material y requerimientos para la muestra.


1. CÉDULAS DE LOS DIBUJOS: Se expusieron sólo los dibujos y cuadros, sin las cédulas respectivas que ubican al espectador en el año, momento político o referencia adecuada.



2. VIDEOS ANIMADOS: No se proyectaron ninguno de los siguientes animados:

"All you need is oil". Una mirada humorística sobre campaña turística del gobierno "All you need is love". 2014

"Sheep", video luego de protestas, 2014

"De rodillas", video en memoria de todas las madres que humilladas han suplicado a Correa clemencia para sus hijos, padres o hermanos. 2014

"Corazón dictador", Animado basado en la obra "El jardín de las delicias" de "El Bosco", a propósito del video del gobierno : "Si esta fuera una dictadura, el corazón les está dictando", 2015


"Guía de la perfecta política ecuatoriana", video a propósito de las declaraciones de la Vicepresidenta de la Asamblea: "Seré sumisa una y mil veces cuando se trate de luchar y reinvindicar los derechos de la mujer". Aquí un animado basado en la "Guía de la perfecta esposa" escrita por Pilar Primo de Rivera en 1953, en plena época franquista. 2015


3. SINOPSIS: Se cortó el primer párrafo que iba en pared de la sala expositiva

HUARMICATURAS PARA LA LIBERTAD
Por: Diego Demetrio Orellana

El Ecuador vive una particular circunstancia con el presidente Rafael Correa Delgado, a quien el destacado periodista Francisco Febres Cordero refiérese como «Su Majestad Rafaelina», quien muéstrase, in patria nostra, como amigo fiel de la autocracia en su modus operandi para gobernar. Así, es ya práctica común contemplar cómo las acciones de resistencia han vístose atropelladas en estos últimos años con una represión policial que in crescendo conviértese en amenaza al ejercicio de las libertades, toda vez que representa el termómetro de la prepotencia con la cual el gobierno expavece a las masas y mantiénese en el poder in aeternum, mediante dádivas que animalizan a los ciudadanos por el protervo sistema de «panem et circensem» o «pan y circo», con el cual muchos ecuatorianos anestésianse para aceptar resignadamente los abusos del poder como si fuesen hordas de ilotas o grupos de esclavos.

Vilma Vargas es la única caricaturista mujer que existe en el Ecuador del tercer milenio y es dueña de una especial condición para el dibujo y la pintura. Las obras de Vilma son valiosas muestras de su gran experticia para las artes plásticas y su prodigioso talento para graficar la realidad in stricta veritas. Sus dibujos guardan composición y perspectiva denotando euritmia y gusto estético, siendo cada uno per se un ejemplo paradigmático de perfectas formas y seguros trazos, mientras el buen manejo del color, la cromática de sus ilustraciones, el dominio de la técnica y la profundidad de sus conceptualizaciones crean la plataforma sobre la cual sus caricaturas son verdaderas obras de arte en las que refléjanse como un plus su chispeante sentido del humor, su fuerte capacidad para encontrar hilaridad en todas las cosas y su especial sensibilidad para captar la realidad y catalizar los sentimientos colectivos de una comunidad a la que guía con sus libérrimas ideas y su convicción decidida de que «La Libertad es una cosa social/Libertas ante omnia rei socialis est».

Diego Demetrio Orellana

In Concha, super flumina Tomebamba, ad initium mensis maii, die IV, reparata salute Anno Dominicae Incarnationis MMXVI, octava sollemnitate Ascensionis Domini.


4. FALTA DE CATÁLOGO: el catálogo no se imprimió, a continuación el texto curatorial

HUARMICATURAS PARA LA LIBERTAD
Por: Diego Demetrio Orellana

In perpetuum, el arte es un lenguaje universal para expresar los más caros sentimientos y las más nobles aspiraciones del género humano in aeternum. Y son las obras artísticas las que, sin palabras pero con suprema creatividad, hablan más de los sentimientos colectivos que un artista interpreta desde su privilegiada condición de reportero gráfico de las aspiraciones de un grupo social in nostra communitate.
Desde esta perspectiva, in historia aequatorianae, el arte de la caricatura ha sido un recurso artístico para expresar ideas o reclamar justicia, tanto como reivindicar derechos o simplemente reírse de la realidad que nos circunda con los actores políticos y sociales a quienes las caricaturas espetan un específico mensaje que proclama dignidad.
Y este es el ingrediente esencial de lo caricaturesco: reír para expresar las cosas con jocundia ridiculizando a los personajes que, con sus acciones, vuélvense objetos hilarantes que deben perdurar en los anales del mundo de lo burlesco. Por eso, un buen caricaturista es como un escritor irónico de pluma flamígera que deviénese en temido y respetado ya por el ramplón ciudadano, ya por el palurdo individuo o ya por el autocrático gobernante de turno, quienes mientras más débiles siéntense más bravucones aparéntannos, cuando mas bien muéstranse vulnerables ante la ironía y la hilaridad que entrañan implícitas las caricaturas o escritos que condenan sus nefastas acciones ad consummationem saeculi/ hasta la consumación de los siglos.
Por ello es que los caricaturistas pueden también ser perseguidos cuando la autocracia y el abuso del poder de un prepotente mandatario es la única respuesta a la reivindicación de derechos y libertades que un pueblo reclama ávido de justicia, a través de una obra de arte como la caricatura exquisita que deleita, zahiere y condena ad infinitum. Mucho más cuando una autoridad que patentiza sus burdas acciones créese con derecho a que solo su razón sea la suprema lex con la cual gobierna a un pueblo pobre cual oso hambriento o león rugiente sicut dixit sacra scriptura.
El Ecuador vive una particular circunstancia con el presidente Rafael Correa Delgado, a quien el destacado periodista Francisco Febres Cordero refiérese como «Su Majestad Rafaelina», quien muéstrase, in patria nostra, como amigo fiel de la autocracia en su modus operandi para gobernar. Así, es ya práctica común que contemplemos cómo las acciones de resistencia han vístose atropelladas en estos últimos años con una represión policial que in crescendo conviértese en amenaza al ejercicio de las libertades, toda vez que representa el termómetro de la prepotencia con la cual el gobierno expavece a las masas y mantiénese en el poder in aeternum, mediante dádivas que animalizan a los ciudadanos por el protervo sistema de «panem et circenses» o «pan y circo», con el cual muchos ecuatorianos anestésianse para aceptar resignadamente los abusos del poder como si fuesen hordas de ilotas o grupos de esclavos. El hecho agrávase con la criminalización de las protestas y el permanente juzgamiento a los manifestantes que salen a las calles y que son objeto de abusos infamantes cuando las fuerzas de seguridad cercan las aceras y parapétanse en inexpugnables muros que terminan definiendo a los bandos que confróntanse vis a vis entre pueblo y policías, en un obsesivo afán por sostener al gobernante de turno, quien recuérdanos a la oprobiosa consigna de Calígula in Roma aeternam: «Hoc volo, sit iubeo, sit pro ratione voluntas/ Lo quiero, lo mando, sirva mi razón de voluntad».
Esta diagnosis de la patria ha sido frecuentemente graficada por eminentes caricaturistas nacionales como Bonil, quien es uno de los múltiples personajes perseguidos por el gobierno de la Revolución Ciudadana. Ergo, consecuentemente, las caricaturas para la libertad están de moda inter nos y sirven no solo para pregonar este derecho sino para reírse con humor fino de estas crudas realidades así representadas bajo la plataforma de la hilaridad, el chiste, la ironía y el «sensus vitae» o «sentido de la vida» con el cual decimos desde siempre: «Riddendo castigat mores/ Riendo castíganse las costumbres».
Y entre los caricaturistas de talento que ejercen su noble actividad, en el Ecuador contemporáneo, Vilma Vargas brilla con luz propia, ora como una especie de heroína de lo caricaturesco para reírse de Raimundo y todo el mundo, ora como una artista con una chispa y un sentido del humor que tanto por la ironía cuanto por la facundia prodíganos ocurridas ideas para reírnos ante las hilarantes acciones del gobernante de turno y sus áulicos colaboradores que, parapetados en la camioneta de la Revolución Ciudadana, integran un oprobioso sistema de gobierno que atenta contra las libertades públicas en la patria ecuatoriana.
Vilma Vargas es la única caricaturista mujer que existe en el Ecuador del tercer milenio y más allá de su gran talento como artista, su fina ironía para reírse de las álgidas circunstancias que vivimos en la patria y su especial sensibilidad para captar las cosas más sublimes que llévalas a crear arte y belleza, su conciencia crítica permítele guiarnos como una autorizada voz que orienta a la comunidad y provoca reflexiones profundas sobre las acuciantes realidades que vivimos diem per diem, las cuales muévennos el alma para buscar un mundo más justo y más humano en un país en donde la «libertad» o «libertas», en la sempiterna lingua latina, sea de veras la facultad de las personas para decidir y llevar a cabo determinadas acciones que deben buscar socialmente el bien común. Por esta causa, la exhibición de caricaturas que expónense en el Salón del Pueblo de la Casa de la Cultura Ecuatoriana «Benjamín Carrión», Núcleo del Azuay, llámase «Huarmicaturas para la libertad» y quién más que Vilma para hacerlo con propiedad y talento.
Dueña de una especial condición para el dibujo y la pintura, las obras de Vilma son valiosas muestras de su gran experticia para las artes plásticas y su prodigioso talento para graficar la realidad in stricta veritas. Sus dibujos guardan composición y perspectiva denotando euritmia y gusto estético, siendo cada uno per se un ejemplo paradigmático de perfectas formas y seguros trazos, mientras el buen manejo del color, la cromática de sus ilustraciones, el dominio de la técnica y la profundidad de sus conceptualizaciones crean la plataforma sobre la cual sus caricaturas son verdaderas obras de arte en las que refléjanse como un plus su chispeante sentido del humor, su fuerte capacidad para encontrar hilaridad en todas las cosas y su especial sensibilidad para captar la realidad y catalizar los sentimientos colectivos de una comunidad a la que guía con sus libérrimas ideas y su convicción decidida de que «La Libertad es una cosa social/Libertas ante omnia rei socialis est», consigna de milenaria data que hoy el país reclama como derecho humano que conviértese en un atributo colectivo de la comunidad, que el Estado, como ente jurídico supremo de la sociedad, debe promoverlo ya que éste tiene su razón de ser, su fundamento y su justificación, en la defensa y la garantía del ejercicio de este derecho para todos quienes son sus mandantes in stricta iustitia.
Diego Demetrio Orellana

In Concha, super flumina Tomebamba, ad initium mensis maii, die IV, reparata salute Anno Dominicae Incarnationis MMXVI, octava sollemnitate Ascensionis Domini.



Aquí algunos enlaces de noticias:

4 comentarios:

  1. Qué desastre de autoridades que nos cargamos... si el presidente es un déspota, sus súbditos y lacayos lo favorecen aún más con su incapacidad de pensar.
    Mariela

    ResponderEliminar
  2. Por otro lado, qué buen arte el de Vilma, mis felicitaciones. Además solo basta con saber que al gobierno, que representa a los grupos de poder y no al pueblo, le molesta tanto y lo censura, para tener un correcto parámetro de calidad en este trabajo. Gracias por continuar en la lucha Vilma.

    Te saluda Mariela

    ResponderEliminar
  3. Excelente obra la tuya, no solo por el buen uso de la técnica, mi reconocimiento va hacia el mensaje de irreverencia que evidencia tu obra, hoy vivimos épocas donde el artista responde al sistema, y el artista que por su naturaleza es revelde, irreverente se encuentra en vías de extinción; así que hay que cuidarte para evitar que lo bueno y de valor se pierda para siempre. FELICIDADES

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mariela por tus palabras. Saludos miles.

      Eliminar