27 de febrero de 2014

SE VINO EL GARROTAZO

¿Quién es el difuntito? . Es el partido de gobierno, que en las elecciones seccionales se confió de la figura del gran líder y descuidaron dar oídos a los verdaderos clamores de la gente del país. (no me refiero a la gente de Alianza País). País que está conformado no sólo por Quito, Guayaquil o Cuenca, sino  por decenas de pueblos, parroquias y ciudades quienes dirigieron su esperanza hacia otro lado. El garrotazo se dio en la mayoría del pueblo ecuatoriano.

¿Cúal fue el motivo?.  La gente no votó porque los candidatos les ofrecieran pan, empleo o techo, la gente votó en contra de quienes detentan el poder abusivamente. La gente quiere un clima de cordialidad, de paz, de armonía, quiere ver su novela o partido de fútbol en paz, sin que medie en la pantalla propanganda del gobierno cada cinco minutos. La gente quiere menos insultos y más argumentos. La gente votó motivada por una sola razón: dignidad.

¿De qué se murió?.  Se murió de  viejo, desgastado y entumecido por la vanidad y el ego. Un partido fuerte democráticamente valora a sus líderes, maneja con cautela  y sabiduría el poder y la fuerza, pero el cadáver abusó de la confianza que años antes el pueblo había depositado en él.

¿Resucitará? . Parece que no, porque el gobierno no logra captar el malestar el general, no logra ver los errores ni leer el momento político. Pero seguramente aparecerán culpables y rodarán cabezas y los verdes se sacarán los trapos al sol, sin que logren resolver nada.

Por ahora sólo les queda aprender una lección: la ley de gravedad. Todo lo que sube tiene que caer.

4 de febrero de 2014

VIA CRUCIS DEL HUMOR

"Sicario de tinta, jocoso, mentiroso, cobarde disfrazado de caricaturista". Y cito con comillas los epítetos que Correa usó contra Xavier Bonilla (Bonil) al iniciar un proceso en su contra en la Secretaria de Comunicaciones. Institución que fue juez y parte al sancionar el dibujo de Bonil bajo argumentos como no verificar la información,  por no poner con comillas en una frase y demás surrealismos que ocurrieron en una corte inquisidora propia de un régimen facista.

La sanción fue la recificación del dibujo y el pago de  una multa al Diario el Universo. Aquí su brillante rectificación de miércoles:


Cuando escribo estas lineas mi indignación no ha bajado asi como tampoco el orgullo que siento de ser caricaturista y de expresar mi solidaridad pública y apoyo a Bonil y a todos quienes aún tienen la conciencia y dignidad de defender sus derechos.  La noticia ha traspasado fronteras y es curioso ver los comentarios de gente que está de acuerdo en que sancione a Bonil, yo me pregunto, ¿será que  "cuando los bolsillos están llenos, las conciencias se aplacan"?.