30 de mayo de 2013

El papel higiénico puede suplirse

"Our role in history was not the same paper out of the governments of Maduro and Chávez"

Por: Gonzalo Dávila Trueba

gdavila@hoy.com.ec 

 El problema de la falta de papel higiénico en Venezuela es bastante grave. Ahora… ¿Con qué se limpiaran la frente en los semejantes calores que dizque hace allá? Porque la falta de alimentos mas bien es concomitante con el mencionado papel: sin lo uno no hace falta lo otro. A lo mejor, si fuere del caso, podrían apañárselas con chilcas. Pero ¿las tendrán? Si no las tienen, he allí una posibilidad de trueque: la refinería del Pacífico por hojas tiernas y lustrosas de chilca fresca, con la advertencia médica de que la clorofílica hoja puede teñir todo de verde.

El reto de formar a nuestros chicos, en gran parte se solucionaría , si lográramos que entre los 18 y 20 y un años se reconozcan como rectores de sus cuerpos y de sus vidas y asuman que sus actos determinarán lo que serán en el futuro sin posibilidad alguna de que mamita o la virgencita lo puedan arreglar. De tal suerte que cuando María José nos insinúe que tiene sexo con Federico, nos alegremos por el paso importante que la niña de nuestros amores ha dado en su vida.

Una de las pruebas de lo revolucionarios que son los miembros de Alianza País –lo dijo uno de sus legisladores- es haber designado a tres mujeres para que dirijan la Asamblea. Utilizó un "hemos designado" que fue lo que me chirrió en la oreja. Entonces me acordé de Paulina quien me pedía que le trepe al caballo Pampero que tenía un galope "suavezón". Una vez trepada ya no quiso bajarse y se olvidó del miedo al papelón y al suelazo. ¡Ele ellas igualitas! Contentas de que les hayan hecho trepar al potro. ¿Será que les gusta? ¿Será que lo dirigen? ¿Será que es "suavezón"? ¿Será concesión de los machos revolucionarios? ¡Que tan será!

Venezuela y el Deportivo Quito son igualitos: Tienen todo y no tienen nada. Ambos deben fortalecer sus arcas y renovar sus directivas. Podría venderse a Nieto, luego de la temporada, en un valor superior por el que se pagó por él, pero ese plus debe ir a las arcas del Quito. A su vez, el Mausoleo de Chávez podría ser visitado por la fanaticada internacional, pagando un valor, pero ese dinero debe ir a la adquisición de papas y no a promoción alguna. ¿Se imaginan al Quito con una directiva responsable? ¿Y Venezuela?

Antonio Crisóstomo Rodríguez Vincens ha hablado. Señala la situación del mundo legal ecuatoriano, de sus instituciones y de sus políticos. Su látigo es la verdad y está dispuesto a blandirlo. Su lema: no son tiempos de callar. Lo de Crisóstomo… porque lo dice bonito.

20 de mayo de 2013

Ellos y ellas

Gonzalo Dávila Trueba

godavila@hoy.com.ec

Son el principio, el fin y la mitad. Son la esperanza y la cruda realidad. Son el juez, el jurado, el fiscal y la defensa. Son quienes dirimen entre la inocencia y la culpa.

Son todas las repuestas a todas las preguntas. Son, en la cavidad de su colectiva sesera; la totalidad del pensamiento, del criterio y la opinión, y actúan como en manada o nido de comején, avispero zumbador u hormiguero. Fuera de ello está el éter: la nada.

Son los compradores de radares de lata y los inventores de las furgoambulancias. Son quienes dan el dinero oportuno para que no vuelva jamás a nuestro mundo. Se nutren de cheques. Son la ley, son la silla y carpeta, borrador, computadora y programa, profesor, universidad y su pensum. Son el Rincón del Pirata y del Vago. Todo son. ¡Qué pereza!

El whisky, el hielo y el agua ellos son. El mesero que lleva y el cajero que cobra, ellos son. Son la coctelera y el barman. Son la luz y el apagón. Son la carretera, la cascada y la alcantarilla. Son aplanadoras, payloaders cagados de piedras cretácicas y similares ideas. Inmensos taludes y nuevos paisajes que dejan al oso sin casa, al ave sin nido, al nativo huyendo y al cobre hecho hilos; por desgracia, también ellos son.

Son adelantadísimos androides con seso de computadora que les facilita repetir a la "ene" lo que a la "ene" les dicen que hagan. Son el País y el Continente, y quieren jugar con el mundo como ya lo hizo Chaplin en El Gran Dictador. Mas, cual en la Tierra sucede, ignoran que hasta en ella dos polos existen para ponderar que lo unipolar no funciona, falsea, se inclina y corroe la mente de sus seguidores. Mejor escuchar: ¡Que nadie les dice que no hagan! Les piden obrar pero sin chillar, ordenar sin martirizar y dejar, si fuese posible, un pequeño espacio sin el intenso olor a seco de chivo.

Habíamos pensado siete años ha, que nuestro turno llegaba. La Nueva República, donde podríamos pensar, hablar, contradecir, oponer criterios y felices celebrar la muerte absoluta de la partidocracia. Pero no contábamos con el mimetismo camaleónico político que hace que todo se parezca a lo Abdálico, Fabiánico o Jamílico, por nombrar un pite de lo mucho que sufrido tenemos. Me haré "partidocracio" para tratar de encontrar un precioso país, lleno de esperanza y con vista al mar, que lo perdí una tarde de crudo invierno hace ya algunos años.
Artículo tomado del Diario Hoy, 18 de mayo del 2013

16 de mayo de 2013

La justicia que no es ciega


Marlon Puertas

mpuertas@hoy.com.ec


 Un secuestrador recibe una pena menor a los ocho o 12 años que recibirá de sentencia Mery Zamora, dizque por instigar a estudiantes a que hagan relajo en las calles el 30 de septiembre.

Un hombre que cayó a machetazos a una mujer en Esmeraldas recibió una condena de seis meses de prisión. Seis meses. ¿Se nota la diferencia? Ocho o 12 años porque supuestamente se cometió un sabotaje a un día normal de clases, a seis meses por intentar matar a una mujer.

¿Qué dirán al respecto las tres respetables damas que hoy lucen orgullosas las dignidades de la Asamblea Nacional? ¿Pensarán que esto es justicia?

¿Estarán preparando ya las reformas necesarias para que este deje de ser el país de los ridículos y comience a ser una nación de los justos?

La agenda de ellas ya está marcada. Pero mientras continúe el discurso de la aplicación de la ley para casos eminentemente políticos, marcados por el discurso presidencial, algo se tiene que hacer. El sistema a este ritmo, no es viable, estimadas señoras, autoridades del legislativo, responsables, de ahora en adelante, de poner en su verdadero sitio al Parlamento.

Lanzar piedras ahora es rebelión. Ayer escuchaba al Fiscal provincial de Pichincha decir eso con una naturalidad propia de quien está convencido de lo que dice. Se refería al caso de los jóvenes del colegio Central Técnico, acusados de ese delito y en riesgo de pasar en la cárcel más tiempo que los ladrones de cuello sucio y de cuello blanco.

Por suerte, existen personas como Margarita Carranco, quien defendió a los jóvenes que han sido castigados varias veces por la misma causa. A las señoras autoridades de la Asamblea, ¿les interesa este caso? ¿Se podrá decir que, por su condición de mujeres, deberían hacer algo en el tema?

No solo se persigue judicialmente a quienes hacen oposición política. No son únicamente los periodistas. Ahora están los integrantes comunes de una sociedad, que son domesticados a punta de instrucciones fiscales. ¿Estará satisfecho el doctor Galo Chiriboga, cabeza de una Fiscalía inclemente contra estos jóvenes?

¿Qué es más grave? ¿Las piedras que lanzaron estos jóvenes o el perjuicio de millones de dólares que sufre el Estado -leáse todos nosotros- por pagar el bodegaje de tractores del Banco de Fomento? Pues en lo segundo no pasa nada, judicialmente. Uy! Se perdió el informe de la Contraloría.

Nadie sabe donde está. El Contralor les dice ya te lo di, el Fiscal dice mentira, no me diste nada. ¡No aparece!

Mientras tanto, ha pasado un año. Un año en que se siguen rifando la plata y ni Fiscal ni Contralor decían nada. Pero qué trabajo más diligente contra Mery Zamora, contra los chicos del Central Técnico. Allí sí, la eficiencia se hace sentir.
Artículo tomado del Diario Hoy, 16 de mayo del 20013
 

15 de mayo de 2013

“El verdadero poder de la República francesa debe consistir en no permitir que exista una sola idea que no le pertenezca” (NB)

9 de mayo de 2013

Así se maneja la diplomacia


Por: Marlon Puertas

Nuestra Cancillería, si algo no tiene, es diplomacia. Dice las cosas de frente, sin ahorrarse adjetivos. Le guste a quien le guste. Si alguien se enfada, no importa. En ese estilo ya lleva algunos años y los resultados, hasta ahora, han sido de su entera satisfacción.

A Ollanta le fue mal, y eso que no dijo ni una sola palabra en el conflicto internacional del supermercado. Intentó dar una muestra de desprendimiento, al sacrificar a su embajador en Quito y eso, en Lima, fue muy mal interpretado.

Le dio la razón a Rafael, que se jactó de haber cumplido su palabra: se regresa el embajador Riofrío, pero también se va el de Perú.

Y al embajador norteamericano, también le halaron las orejas. Por haber asistido, porque fue invitado, al evento de la Unión Nacional de Periodistas, en Quito. Nada grave en realidad, de no ser porque el tema de la libertad de expresión sigue siendo muy sensible para la conciencia de este Gobierno.

Mi opinión: la UNP necesita más aliados internos que externos, en esta lucha desigual contra un Gobierno que aplasta con todo lo que tiene a un gremio armado con la palabra y la tinta.

Por eso no me agradó ver al embajador Namm rayando el muro de los reclamos, junto a periodistas de dilatadas luchas y trayectorias.

Esta es una Cancillería de golpes de efecto, de lo que mucho se nutre la revolución ciudadana. Le dan acogida a Julian Assange, se ponen más bravos que la reina Isabel y retan a los países que se pelean por acogerlo en sus celdas. Y ahí sigue don Julian, de huesped de nuestra generosa representación.

Antes de eso, ya nos habíamos peleado con Colombia por el tema de Angostura, expulsamos a una embajadora de Estados Unidos por los WikiLeaks, nos resentimos con Honduras y Paraguay y celebramos la continuidad del chavismo en Venezuela.

El Gobierno da lecciones de manejo de crisis económicas al mundo y negocian con la Unión Europea, cuando al Régimen, de pronto, le regresaron las ganas de tener un tratado comercial.

Y les va bien. No sé si por el método agresivo de encarar las relaciones internacionales, o si, en efecto, ya somos el “jaguar latinoamericano” que mete miedo y al que los demás países prefieren tener de amigo, antes que caer víctímas de las lenguas impiadosas de nuestro canciller y de Rafael.

Todo esto sin consecuencias nefastas para nosotros. Conclusión: probablemente tienen toda la razón en sus métodos. Y como al equipo ganador no se cambia, el canciller Patiño seguirá en el cargo, sembrando una nueva forma de manejar las relaciones internacionales.

La diplomacia, por lo tanto, ya no es lo que era antes. Olvídense de aquellos tiempos en que los modismos y acciones disimuladas eran bien acogidas en la comunidad internacional.

(Artículo Diario Hoy, 9 de mayo del 2013)  VER Aqui