23 de octubre de 2014

Vida de perros

Hace un mes abandonaron en la puerta de mi casa a una perrita sin pedigri, a punto de parir y bastante enferma. Hice todo lo posible por ayudarla pero huyó sin dejar rastro. No pocas veces en las mañanas intento buscarla por entre los matorrales o pregunto a los vecinos si la han visto, pero no tal, lo único que han visto en la televisión es a Correa presentando a sus mascotas y a su numerosa prole de cachorros, unos perritos de raza Golden Retrevier.
Como dicen en mi barrio: "Hasta para ser perro hay que tener suerte". Quienes se alinean con el régimen sin chistar, amaestrados al compás de su amo y jurando absoluta fidelidad tienen una vida de abundancia, bonos, sueldos, sobresueldos y demás regalos. Para el resto: puro hueso...

No hay comentarios:

Publicar un comentario