23 de junio de 2014


DE ANIVERSARIOS DE DUDOSA CELEBRACIÓN
Por: Marlon Puertas

Esta semana, en pleno Mundial, estamos de doble aniversario. Uno, por la feliz vigencia para el Gobierno de un año de la Ley de Comunicación. Segundo, los dos añitos del encierro de Julian Assange en la Embajada ecuatoriana en Londres.

Motivos para celebrar, seguramente, con torta y todo. Porque, con la Ley de Comunicación vigente, se acabaron las denuncias de corrupción. ¿O recuerdan haber visto alguna por ahí? Como por arte de magia, este se ha vuelto un país impoluto, de gente no de manos limpias, sino brillantes de tanta pureza. Y hasta los nalgómetros han tenido que pedir perdón gracias a esta ley. Los Lunes Sexy también, y una caricatura fue castigada con una multa de miles de dólares, como para que sirva de escarmiento.

Todo eso va creando un ambiente propicio para que nadie se desvíe de los carriles impuestos por la ley. Hay harta capacitación al respecto; lo llaman periodismo responsable. Lo que no veo todavía es que los ciudadanos hayan ganado algo. Bueno, han ganado que ahora los doctorados honoris causa presidenciales serán portada en todos los periódicos debido a que, con el nuevo orden comunicacional, ha resultado ser una información relevante y de trascendencia.

Los chistes de las comedias que antes se repletaban del doble sentido, ahora solo tendrán un solo sentido. Así, hasta los chistosos están bien comportaditos, si quieren en un futuro que les paren bola en las listas de candidatos a la Asamblea. Lo que no ha cambiado para nada con la nueva ley son las sabatinas. Siguen igualitas y hasta con más calificativos. Resulta que la LOC todo regula y controla en comunicación, menos al que más habla en este país.

Cruzando el charco, en Inglaterra, está Julian Assange, el que, para celebrar sus dos años en territorio diplomático ecuatoriano, decidió ponerse la piel de la Tri. Como para que no queden dudas de su patriotismo por un país que no conoce. Lo de Assange fue un gesto audaz del Gobierno que, para nuestra suerte, no ha traído las represalias que los mal agüeros habían pronosticado. En pleno aniversario, Julian ha dicho que va a hacer nuevas revelaciones contra el Gobierno de Estados Unidos, desde un espacio ecuatoriano. Ojalá que lo que diga no dañe los acercamientos cariñosos que se hacen por acá para mantener la puerta abierta a fondos de los organismos multilaterales.

Dos años no es poco, encerrado. Ya es hora que alguien haga algo y se permita una solución. Sobre todo ahora, que ya no hay plata para mantener huéspedes ilustres con fondos que se necesitan para desempeñar el oro.
(Tomado del Diario Hoy, 19 de junio)

No hay comentarios:

Publicar un comentario