27 de febrero de 2014

SE VINO EL GARROTAZO

¿Quién es el difuntito? . Es el partido de gobierno, que en las elecciones seccionales se confió de la figura del gran líder y descuidaron dar oídos a los verdaderos clamores de la gente del país. (no me refiero a la gente de Alianza País). País que está conformado no sólo por Quito, Guayaquil o Cuenca, sino  por decenas de pueblos, parroquias y ciudades quienes dirigieron su esperanza hacia otro lado. El garrotazo se dio en la mayoría del pueblo ecuatoriano.

¿Cúal fue el motivo?.  La gente no votó porque los candidatos les ofrecieran pan, empleo o techo, la gente votó en contra de quienes detentan el poder abusivamente. La gente quiere un clima de cordialidad, de paz, de armonía, quiere ver su novela o partido de fútbol en paz, sin que medie en la pantalla propanganda del gobierno cada cinco minutos. La gente quiere menos insultos y más argumentos. La gente votó motivada por una sola razón: dignidad.

¿De qué se murió?.  Se murió de  viejo, desgastado y entumecido por la vanidad y el ego. Un partido fuerte democráticamente valora a sus líderes, maneja con cautela  y sabiduría el poder y la fuerza, pero el cadáver abusó de la confianza que años antes el pueblo había depositado en él.

¿Resucitará? . Parece que no, porque el gobierno no logra captar el malestar el general, no logra ver los errores ni leer el momento político. Pero seguramente aparecerán culpables y rodarán cabezas y los verdes se sacarán los trapos al sol, sin que logren resolver nada.

Por ahora sólo les queda aprender una lección: la ley de gravedad. Todo lo que sube tiene que caer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario