12 de septiembre de 2013

Tranquilos, sí vamos a Brasil

 Marlon Puertas

mpuertas@hoy.com.ec

Pongámonos futboleros.  Toca decir que la Selección se puso a tono con la revolución ciudadana. Y los ahorritos en puntos que tenía, se los gastó a manos llenas, como que si nunca iba a tener necesidades en el futuro.

Ahora la situación se complicó.  Porque los puntitos de ventaja se

desvanecieron, el equipo juega mal y al técnico Rueda le dio por experimentar en el último tramo de las Eliminatorias.

Mi opinión es que ni  queriendo vamos a quedar  fuera del Mundial. A lo mejor tengamos que jugar con Jordania un molestoso repechaje, si no le ganamos a Uruguay en Quito.

Pero tranquilidad.  Ellos saben de fútbol lo mismo que nosotros en extracción petrolera sin efectos de contaminación. Ganaremos.

El problema no es ese.  Lo que debe preocuparnos es qué vamos a hacer en el Mundial. Porque decir que vamos a aprender, como dijo en su momento el Bolillo Gómez, ya no viene al caso porque hemos aprendido mucho. Debemos ir y jugar bien. Superar las participaciones anteriores. Como un equipo que estuvo hace poco nomás en el Top 10 del ranking mundial.

Y como estamos jugando,  la verdad, no trae muchas esperanzas. Flojos en el arco, medianos en la defensa, buenos en el medio y nulos en la delantera. Como que tenemos un desbalance, ¿no?

La falta de confianza  en el técnico Rueda para el mundial ya se siente. ¿Qué hace ahora el siempre oportuno Luchito? 

Por gusto se fueron los  seleccionados a AP. Falta le hacen a la Tri Pepe Pancho, Ulises y el Tin Delgado, que ya no están haciendo lo que mejor sabían hacer. Hasta Kaviedes ya no está, dedicado ahora a la asesoría en el Ministerio del Deporte. 

Hablando de fútbol, en los  estadios es donde más yucazos e insultos de inmensa creatividad se dan. ¿Se imaginan ustedes que los árbitros o los jugadores salten de las canchas a las tribunas para caer a puñetazos a sus ofensores?

No quiero ni imaginármelo.  Es más, cuando un futbolista reacciona de igual forma y responde con otra yuca, hasta lo sancionan, según conozco. Y los árbitros, máximas autoridades dentro de un estadio, aceptan calladitos las menciones publicitarias a sus madrecitas. Ya lo toman como parte de su trabajo y no se han deshumanizado. 

La FIFA deberá tomar en  cuenta la regla del presidente del Ecuador: a un yucazo, un puñete. Siempre y cuando la madre o esposa del ofendido se encuentren en el estadio. Medio complicado de aplicar, pero aquello debería regir a partir del mundial de Brasil. Notifíquese y ejecútese.

La violencia en los  estadios resulta  un reflejo de la violencia de las sociedades. Y la violencia de las sociedades, una suma de las acciones de sus integrantes. ¿Y saben que papel juegan en esta operación los líderes de las sociedades?
(Tomado de Diario Hoy, 12 de septiembre 2013)

No hay comentarios:

Publicar un comentario