13 de julio de 2013


Entre chismes imaginarios, el lado oscuro de la fuerza y el hackeo

Por: Gonzalo Dávila
Lo cierto es que Chabica descubrió -tras fisgar por entre las chilcas que disimulan la ventana del baño- que Pilar hace “cosas raras” con la ropa de su amante mientras la lava y se queda como boba.

A la Chavica nadie le espía porque tiene contentos a sus contactos, amén de las ventanas bien tapadas, de suerte que, una vez que entra el o los de turno, nadie se entera de lo que adentro pasa. ¡Vieran cuantos entran! afirma la mismísima Pilar, quien ignora que a su esposo ya le llaman el venado.

Es allí, en casa de la Chabica, donde el contratista, entre tragos, recibe las nuevas adjudicaciones y el anciano juez Santiago se contenta con mirar, avalar y cobrar. El alguacil y los magistrados citados traman a quién “protegerán” ante la mirada indiferente de la anfitriona, quien de todo toma nota. Es decir que pasan por allí Raimundo y todo el mundo con lo suyo, con lo ajeno o con el proyecto y ardid planificado.

Por eso es que el abogado Leoncio se forra ya que, cuando salta la bronca del micrófono oculto (vaya a saber puesto por quién), él hace aparecer todo como un lío de faldas y nada del condumio pesado que esa casa tiene. En la grabación se escuchan risas y voces de chiquillas alegres y nada más.

Pero ¿cómo fue que nos enteramos de aquel condumio pesado? Pues por un e-mail hackeado por el joven periodista Arnulfo Al Diábolo, en el acto de posesión del nuevo Gobernador y que -según dicen- lo alcanzara a enviar a las redes poco antes de que se asilara en la Embajada de Venezuela.

En el e-mail se afirma que el dinero acumulado por Leoncio sirvió, primero, para poner a descansar al gobernador del Distrito y segundo, para afianzar aún más la patraña. Muerto el gobernador, Leoncio lo sustituyó, la cadena se perfeccionó y todo quedó tal cual.

El nuevo gobernador Distrital ha declarado que se agotarán los esfuerzos para esclarecer, conforme a la ley promulgada por su partido, esta muy lamentable muerte. Chavica ha partido para París, y de Pilar se sabe que se mantiene boba.

Dos nuevos equipos de fútbol competirán en el campeonato nacional. Se trata del Yesbarce y el Yesquito. El primero ya tiene estadio, el segundo espera que el Deportivo Quito construya el suyo para embargarlo.

Todos los jugadores que los integran, así como la Casa de la Selección, deben ser sometidos a una limpia: o tienen mal de ojo, o quizá hayan recibido mal aire.

No hay comentarios:

Publicar un comentario