21 de junio de 2013

PONIÉNDOME AL DÍA


 ¿POR QUÉ ODIAMOS?
Por: Umberto Eco

Pensaba que ya había dicho todo lo que tenía que decir acerca del tema, pero en una conversación reciente con mi amigo Thomas Stauder emergieron nuevos puntos —o, al menos, nuevos para mí—. Esta fue una de esas discusiones después de las cuales uno no puede recordar quién dijo esto o quién dijo aquello, pero nuestras conclusiones coincidieron.
La gente tiende, con una tontería más bien presocrática, a ver el amor y el odio como alternativas necesarias y simétricas entre sí. O sea, que si no amamos algo debemos odiarlo, y viceversa. Obviamente, sin embargo, hay un número infinito de matices entre ambos polos. Incluso si empleamos metafísicamente los términos, el hecho de que yo ame las pizzas no quiere decir que odie el sushi —simplemente, me gusta menos que la pizza—. El hecho de que ame a alguien no significa que odie a todos los demás; lo opuesto del amor fácilmente podría ser la indiferencia. Yo amo a mis hijos y soy indiferente al conductor de taxi que me recogió hace un par de horas.
Pero el punto real es que algunos tipos de amor son aislantes, exclusivos. Si estoy enamorado locamente de una mujer, espero que ella me ame a mí y no a otros (al menos, no en la misma forma). En forma similar, una madre siente un amor apasionado por sus hijos y desea que ellos la amen en una forma especial, y nunca se sentiría obligada a amar a los hijos de otra gente con la misma intensidad. El amor, entonces, en su propia forma es egoísta, selectivo y posesivo.
Por supuesto, está el mandamiento que nos dice que “amemos” a nuestros vecinos —a los 7 mil millones de ellos— como nos amamos a nosotros mismos. En la práctica, no obstante, este mandamientos nos exhorta a no odiar a nadie; no espera de nosotros que amemos a un desconocido en la misma forma que amamos a nuestros padres o nietos.
Yo amo a mi nieto más que, digamos, a un cazador de focas a quien nunca he conocido. Esto no quiere decir que no me importaría en absoluto si un hombre al otro lado del mundo pereciera, pero siempre me sentiré más conmovido por la muerte de mi abuela que por la de un extraño.
El odio, por otra parte, puede ser colectivo; de hecho, bajo regímenes colectivos en particular, debe ser colectivo. Cuando yo era niño, el Partido Fascista me pidió que odiara a todos los hijos de Albión, y, cada noche, Mario Appelius recitaba por la radio su ritual “Que Dios maldiga a los ingleses”. Eso es lo que dictadores y populistas desean —y también las religiones, entre sus facciones fundamentalistas— porque el odio hacia un enemigo común une a la gente y la hace arder con el mismo fuego.
El amor calienta el corazón sólo hacia unas cuantas personas selectas; el odio calienta los corazones de todos los que están en tu bando, y puede movilizar a un grupo a discriminar a millones de seres: una nación, un grupo étnico, personas cuya piel tiene un color diferente al tuyo o gente que habla un idioma diferente. Un italiano racista puede odiar a todos los albanos o rumanos o gitanos. Umberto Bossi, líder del Partido de la Liga del Norte en Italia, odia a todos los italianos del sur (y, dado que su salario es pagado parcialmente con los impuestos de los sureños, se trata de una obra maestra de malevolencia, al unir el odio con el placer de añadir insulto a la herida). Cuando era primer ministro, Silvio Berlusconi dejó en claro que odiaba a los jueces y pidió al pueblo que hiciera otro tanto, y que también odiara a los comunistas, aunque eso pudiera significar conjurar visiones de ellos donde ya no existían.
El odio, en consecuencia, no es individualista sino generoso e inclusivo, acogiendo a muchedumbres con un solo aliento. Sólo en las novelas se nos dice que es hermoso morir por amor; y usualmente el héroe más digno de ser emulado es aquel que encuentra su fin al derrotar al villano —el odiado enemigo—.
La historia de nuestra especie ha estado marcada más por el odio, las guerras y las matanzas que por actos de amor, que son inherentemente menos cómodos y también bastante fatigosos si se extienden más allá del círculo inmediato de nuestro egoísmo. Nuestra atracción por los deleites del odio es tan natural que los líderes manipuladores no tienen el menor problema para cultivarlo; mientras tanto, en ocasiones parece que somos alentados a amar sólo por personajes ficticios nada atractivos que tienen el hábito desconcertante de besar a leprosos.
* Novelista y semiólogo italiano.


LA VIDA Y LA MUERTE, EL DILEMA DE SIEMPRE

La frase del dibujo es una versión de Pedro Atienza, (utilizada con su consentimiento) basada en una cuarteta de Fernando Pessoa. La misma que fue cantada por Vicente Soto en el album "Pessoa Flamenco".




 CON DERECHO AL PATALEO

Por: Marlon Puertas

Hay que aprovechar que aún no está vigente la Ley de Comunicación. Apurémonos. Digamos lo que tenemos que decir. Ahora o nunca.

Tengo que decir, por ejemplo, que los más beneficiados con la dichosa Ley son los publicistas, que tendrán harto trabajo con la expulsión de las publicidades extranjeras. Bueno, con que den más trabajo, está bien.

De los artistas nacionales, no sé que tanto beneficio tengan, así se obligue a pautar sus canciones hasta un 50%. Digo eso porque el talento no se mide a fuerza de repetición, sino que resalta y gana espacios por su propia creatividad: que lo digan AU-D, Verde 70 y Tranzas. Otra cosa es que por su difusión no sean bien pagados. Lo cierto es que todavía no se inventa la ley que por sí sola dé origen a nuevos talentos.

Igual están recontra agradecidos algunos artistas. Salen felices en las cadenas del Gobierno a resaltar lo buena que es la Ley. Este es el Gobierno de los artistas, quién lo duda.

Lo demás ya se ha dicho. El periodismo de investigación está amenazado con la norma del linchamiento mediático, impuesto a última hora, sin debate, para que nadie siembre dudas de la perfección de la norma.

El primo Pedro podría ser uno de los primeros en acogerse a ese postulado revolucionario. Hasta sus excamaradas le dieron como bombo en fiesta por su travesura juvenil.

Y la otra novedad es esa de catalogar como censura previa a las decisiones que se toman dentro de una redacción para cubrir o no cubrir una noticia.

Ahora resulta que si no se quiere cubrir una sabatina y publicar sus floridos contenidos, podría llegar a establecerse como que no se cubre un asunto de interés público. Y por lo tanto, habría censura previa. Esto es solo un ejemplo de lo que podría interpretarse con la norma aprobada.

Eso de creerse el centro del mundo, siempre, hace daño. A la gente realmente le interesan cosas mucho más cercanas a su entorno que los discursos elaborados con frases de Tomás Moro.

El nuevo Superintendente tendrá que ser un docto en periodismo. Así lo demandan sus funciones. Esperamos que sea un maestro en la materia y no como el Defensor del Pueblo, que se mete en asuntos de redacción periodística y termina pidiendo que se otorguen disculpas al colectivo GLBTI, que ni siquiera se unió a la protesta del Mashi en contra de este Diario.

A propósito de HOY, para que vean que algo bueno ha tenido: el defensor -la defensora, actualmente- del Lector. Esto se recoge en la ley aprobada, obviamente siguiendo el buen ejemplo que ha puesto este diario. De nada.

Queda el derecho al pataleo, que en la Constitución se consagra como de la resistencia, aunque nadie mismo sabe cómo se aplica y de qué sirve. Pero está escrito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario