14 de marzo de 2013

Correa pidió cambios a la CIDH



Por: Marlon Puertas

Duro el golpe que recibió Rafael en su propia casa. Haber hablado tanto, haberse enojado mucho y para nada. Los cambios que pide a la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos no tuvieron mayor acogida, en especial la revisión de las medidas cautelares que dicta esta Comisión cuando cree que amerita el caso.

El liderazgo consiste no solamente en tomar iniciativas que, por educación y porque así corresponde, son escuchadas por los países que integran los organismos internacionales. Convencerlos de que las reformas proceden, porque eso es lo mejor para todos, es lo más difícil.

Sobre todo cuando existe el escandaloso antecedente del juicio contra el diario El Universo. La revancha que ahora quiere tomarse el presidente Correa con la CIDH por haber dictado las medidas cautelares a favor de los periodistas, está clara a nivel internacional, como para que ahora se allane el resto así no más a sus deseos.

A nivel interno, los votos del pueblo cuentan y son suficientes para aprobar, por ejemplo, una ley de Comunicación hecha a la medida de los que tienen el poder. Pero a nivel internacional, esos mismos votos no tienen el mínimo peso como argumentos válidos.

Será, tal vez, que se están tomando en serio aquellos análisis que se hacen, respecto al vacío que tiene el liderazgo regional con la muerte de Chávez. Liderazgo que, hay que recordarlo, tuvo más presencia en esos países que recibieron generosas contribuciones provenientes del petróleo venezolano.

¿Vale la pena intentar asumir ese liderazgo? A nivel personal, probablemente sí, si el deseo es pasar a la historia como uno más de los libertadores modernos que nos ha deparado esta corriente. A nivel de país, no, porque Venezuela no ha ganado nada con la omnipresencia de Chávez en Cuba, Nicaragua y Bolivia, sus principales receptores de dádivas.

Si creen que asumirán ese liderazgo asumiendo el papel protagónico de detractor de los Estados Unidos, también están equivocados. Salvo los huérfanos de Chávez, el resto de países piensa en negocios, más que en ideologías.

Aún está pendiente la reunión de la OEA del 22 de marzo, en donde probablemente quedarán selladas estas pretensiones políticas que nacieron con pecado original.
Artículo del Diario Hoy,14 de marzo del 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario